lunes, 4 de noviembre de 2013

Cuestiones de vida

Debería preguntarte por qué. Por qué te empeñas en alimentar un pasado que ya no va a crecer y te quedas expectante a las puertas de un futuro que sólo tú puedes construir. Con tus ganas, tu ilusión, tu sabiduría y tu juventud llena de locuras, ésas que desatan la pasión, que le dan una vuelta de tuerca a cualquier problema. Ésas que consiguen cambiar el mundo y llenarlo de posibilidades. No importa qué o quién intente frenarte, no te detengas, continúa la lucha. Puede que pretendan cortarte las alas, demostrarte que no eres importante, manipular tu autoestima para que te hagas pequeño y dejes de creer que en tus manos está parte del poder que intentan robarte. Pero puede que no lo consigan. Manten esa independencia en tu mente, esa libertad de pensamiento que hace de tí alguien que debe ser escuchado y respetado. Busca la inspiración, conviértete en alguien creativo capaz de dibujar una realidad exótica llena de diferentes y digna de ser vivida. Que las diferencias no sean un problema, sino un motivo para progresar uniendo piezas de diversos orígenes. Al fin y al cabo, todos somos producto de la unión de dos diferentes. Y todos somos únicos. Conserva esa originalidad que te caracteriza y no desaproveches tu potencial. Sé especial y no dejes de hacer sentir a alguien especial. Y más que robar sus derechos, róbales una sonrisa al reconocérselos y luchar por ellos. Mientras tanto, entre tanta mentira e incoherencia, disfruta y ríe. Tarde o temprano esto se acaba y habrá que haber gastado la energía en algo. Mejor que sea en algo divertido.
                                                                                                                                                                                                                            G.Ferestradé

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada