domingo, 12 de abril de 2015

La historia de tu vida

Había tachado y vuelto a empezar unas diez veces y aún no le convencía ningún comienzo. No era lo suficientemente emocionante como para enganchar a nadie.Ni siquiera a él mismo. Demasiado anodino y poco interesante. Sus ideas, introspectivas, fluían a contracorriente, envolviéndose en un halo de confusión y poca sintonía. Aparecían, sirviéndose de un momento emocional fuerte, para sustentar sus argumentos pero, cuando intentaba cazarlas, se escabullían, ligeras, entre sus dedos. -Te falta pasión-le habría dicho ella en uno de sus momentos brillantes. Y quizá tenía razón. Siempre la tenía. Cómo echaba de menos esos reproches y esa energía personificada. La mujer más fuerte que había conocido y conocería sin duda. No importaba cuántas más apareciesen en su vida. Ella era ejemplar. Aún podía escuchar su voz tarareando en su cabeza, metiéndose de forma sutil en sus pensamientos para darles forma.-Para encontrar algo, tienes que sentirlo. Siente, haz que te hagan sentir. Busca a alguien que te intimide, que te corte la respiración y te apriete el corazón. Siempre tan sentimental-le habría contestado. Nunca la había escuchado con tanta atención como ahora. Ahora que ya no podía ver su cara de satisfacción al lograr su objetivo. Era insistente y peliaguda, sobre todo con él. El niño de sus ojos. 

Y ahora no sabía cómo comenzar una historia sin ella. -Nunca dejes de hacerlo como solo tú sabes. No dejes de emocionar-su voz resonaba una y otra vez. Pero ¿Qué buscaba exactamente?¿Emocionar a los demás o a sí mismo?¿Una historia artificial que enganchase a personas ajenas o una más real y cotidiana aunque solo fuera él su único seguidor? No quería ser el protagonista de las vidas de otros, sino de la suya misma. Dar forma a su propio relato con su estilo singular. No importaba quién leyera y quién decidiera no leer. No importaba quién aplaudiera y quién juzgara.

Las listas de pros y contras se amontonaban sobre sus hombros, intentando buscar el equilibrio. La mejor decisión. La que todos aplaudirían. Pero ¿y él?¿Qué es lo que quería? Siempre había sido un tipo ejemplar, disciplinado, seguro de sus convicciones. Dispuesto a ponerlo todo patas arriba si hacía falta. Y, ahora le faltaban refuerzos que le recordaran que tiene sentido. Que lo tendría y que algún día lo tuvo. Que no importaba adonde ni por donde fuera porque lo encontraría. Quizás más allá de todos los ideales y certidumbres. Más allá de toda certeza pero allí estaría.

Se sorprendió a sí mismo pensando que quizás los principios y los finales no eran tan vitales como pensaba y lo importante era cómo se iba a desarrollar la historia que había en medio. Según escribía iba dándose cuenta de que éste no era un mal comienzo del todo. Así que esta vez, decidió no borrarlo y seguir adelante con su historia.

G.Ferestradé

miércoles, 22 de octubre de 2014

Déjame decirte



Déjame decirte que hoy no habrá karaoke ni mañana postre. Que el mundo últimamente no es muy amigable. Ya no hay canciones con letra en pantalla para que cantes. Tan solo ponen la melodía y tú debes encontrar el ritmo. No hay regalos extra ni chocolate al final de cada hazaña. Cada hazaña requiere el máximo esfuerzo después del cual hay más esfuerzo. Nada dulce al final. En vez de ascensores, ahora hay escaleras de caracol, retorcidas y estrechas. En vez de grandes lámparas, solo hay bombillas fundidas. Y en vez de albornoces suaves, toallas ásperas y húmedas. Atrás quedaron los baños de espuma. Lo que se lleva ahora son duchas con el suelo frío. Y los platos de comida caliente han sido sustituidos por tupper recalentado en el microondas. No, el mundo ya no es generoso ni agradecido. Ya no hay destellos de cambio, solo nubes de humo. Y la gente ya no grita para luchar, sino para pedir ayuda. Voces populistas vendiendo promesas falsas. El pan de cada día. No son tiempos buenos para quedarse quieto esperando. No son tiempos buenos para creer sin ver. Y tampoco el mejor momento para que alguien crea en ti y te dé una oportunidad. Ya no abundan las oportunidades, sino las exigencias. Exhibiciones previas de valía mientras nos ponen a prueba sin nada a cambio. No es el mejor momento para los soñadores. Pero ¿Cuándo lo fue? Nadie apoya una idea hasta que se convierte en realidad y sirve para producir. Producir beneficios. Pero ¿Y si tú les sacaras ventaja? ¿Y si empezaras a creer en ti antes de que nadie lo haga? ¿Y si apoyaras tus ideas desde el momento en que se crean en tu mente? Porque no. Es un riesgo valioso y que solo te traerá beneficios. Pero otro tipo de beneficios. Aquellos que se quedarán contigo el resto de tu vida y te enseñarán que si quieres, puedes y que adelante nunca fue una palabra en vano.

Premios Liebster

Y ¿por qué esta entrada? Pues lo cierto es, que a pesar de haber pasado tiempo desde que me lo comunicaron, no quería perder la oportunidad para continuar esta cadena de premios y sobre todo para agradecer el haber sido uno de los blogs elegidos para ello.

Dicen que nunca es tarde y por eso estoy hoy aquí. La verdad es que desde hace un año que mi vida dio un giro radical cuando decidí viajar al extranjero en busca de oportunidades. Es por ello que me perdí descubriendo nuevos lugares y dejé esto un poco de lado. Necesitaba encontrar nuevas perspectivas. Asi que el tiempo se me fue y cuando me quise dar cuenta había pasado ya un año. Y aunque no he vuelto a casa, quiero recuperar las viejas tradiciones. Aquellas con las que más me siento identificada y que nunca quiero perder. Aquellas que me definen. Como es ésta.

¿Y qué son estos premios?Pues una iniciativa en cadena para darle un pequeño empujón a aquellos blogs, que como el mio, nacieron desde la necesidad de compartir esas pequeñas historias que nos hacen grandes. Su misión es promover y dar a conocer esos rincones valiosos y que aún no han sido descubiertos.

Agradecer como no a Isaac Ortigosa, autor de blog http://mementovivere14.blogspot.com.es
por otorgarme esta mención y por reconocerme. Estoy sumamente agradecida de que te pararas a descubrir mi blog y lo encontrases valioso.

Aquí os dejo las reglas del premio, mis blogs premiados, las preguntas de +Isaac Ortigosa con mis respuestas y mis preguntas para los premiados.

REGLAS DEL PREMIO:
-Nombrar y agradecer el premio a la persona que te lo concedió y estar suscrita.
-Responder a las once preguntas de la persona que te concedió el premio.
-Conceder el premio a once blogs distintos que te gusten, que estén empezando o que tengan menos de 200 seguidores.
-Elaborar once preguntas para los blogs premiados.
-Informar del premio a cada uno de los premiados.
-Visitar los blogs que han sido premiados junto al tuyo.
-No mandar el premio al blog que te lo concedió, para no romper la cadena.

Las preguntas de +Isaac Ortigosa con mis respuestas:
- ¿Qué te inspira al escribir?
Especialmente cuando cierro los ojos y evoco experiencias propias o ajenas, historias de gente conocida o desconocida que me transmiten algo especial y sobre las que compongo mi propia interpretación.
-Tres escritores favoritos:
Jordi Sierra i Fabra, Pablo Neruda, Ángela Becerra
-Tres libros de obligada lectura según tu criterio:
1984(George Orwell); Un mundo feliz (Aldous Huxley); Llamando a las puertas del cielo (Jordi Sierra i Fabra).
-¿Una ciudad para perderte?
Florencia. Una entre muchas. Tiene una esencia especial.
- ¿Cuál es tu mayor sueño?
Vivir de la escritura. Escribir y llegar a la gente con lo que escribo.
-¿Alguna cosa que tengas pendiente de hacer en la vida?
Diría que aún muchas. Cada aventura tiene su etapa y espero que lleguen nuevas etapas con nuevas experiencias.
-¿Un momento idílico?
Sentarme frente al mar y escuchar su sonido.
-Tres virtudes y tres defectos:
Virtudes diría que constancia, sensatez (a veces demasiada) y empatía. Defectos: poca paciencia, negativismo y poco impulsiva.
- ¿Cuales son los valores que más inculcados tienes y que más admiras?
 Es difícil definir valores singulares y con pocas palabras pero por mencionar alguno, la humildad, el respeto y la pasión, aunque esto último es más un estilo de vida.
-¿Qué significado tiene para tí la expresión "Memento vivere, acuérdate de vivir"?
Para mi implica disfrutar las cosas mientras las vives, apasionarte por cada pequeño detalle que te haga feliz y sonreírle a la vida.
-¿Qué esperas de la vida?
Más bien que espero de mi misma en la vida. Espero poder cumplir algunos de mis deseos cuantos más mejor y espero poder compartirlos con gente valiosa que me acompañe.

Los blogs a los que entrego estos premios son lugares donde te sientes mejor contigo mismo, que te hacen esbozar una sonrisa cuando los lees y que transmiten ese mensaje lleno de optimismo y esperanza. Ahi van:
1. http://www.alohandco.com/
2. http://loqueteestabacontando.wordpress.com/
3. http://loqueellosnosaben.com/page/3/
4. http://cafedesvelado.com/
5.http://hoynoteacostarassin.blogspot.com.es/
6.http://microcuentosyotrashistorias.blogspot.se/
7.http://pausalme.blogs.elle.es/2014/08/21/70/
8.http://telodijecantando.wordpress.com/

Mis preguntas para los premiados:
-¿Qué te llevo a iniciar un blog?
-¿Por qué el nombre de tu blog?
-¿Desde cuando comenzó tu pasión por la escritura?
-¿En qué se basan tus escritos? ¿Cuál es la inspiración?
-¿Cuál es tu mejor momento del día?
- Un recuerdo que te haya marcado
-Un libro de la infancia que te haya marcado
-Uno de tus deseos más fuertes
- 3 recomendaciones de libros
- Primer pensamiento del día
-3 palabras con las que te sientes identificado

Enhorabuena a todos y ojalá este tipo de premios continúen impulsando la ilusión del escritor que está detras de cada blog.

 

Reglas del premio:

-Nombrar y agradecer el premio a la persona que te lo concedió y estar suscrito.
-Responder a las once preguntas de la persona que te concedió el premio.
-Conceder el premio a once blogs distintos que te gusten, que estén empezando o que tengan menos de 200 seguidores.
-Elaborar once preguntas para los blogs premiados.
-Informar del premio a cada uno de los premiados.
-Visitar los blogs que han sido premiados junto al tuyo.
-No mandar el premio al blog que te lo concedió, para no romper la cadena.
- See more at: http://mementovivere14.blogspot.com.es/2013/09/premios-liebster.html#sthash.eGTVoCA4.dpuf
Reglas del premio:

-Nombrar y agradecer el premio a la persona que te lo concedió y estar suscrito.
-Responder a las once preguntas de la persona que te concedió el premio.
-Conceder el premio a once blogs distintos que te gusten, que estén empezando o que tengan menos de 200 seguidores.
-Elaborar once preguntas para los blogs premiados.
-Informar del premio a cada uno de los premiados.
-Visitar los blogs que han sido premiados junto al tuyo.
-No mandar el premio al blog que te lo concedió, para no romper la cadena.
- See more at: http://mementovivere14.blogspot.com.es/2013/09/premios-liebster.html#sthash.eGTVoCA4.dpuf

jueves, 31 de julio de 2014

No hay tiempo que perder



Se me ponía un nudo en la garganta solo de pensar en ella. Aquella sensación indescriptible mezcla de nerviosismo, emoción y adrenalina cada vez que se acercaba a mí para darme dos besos o un abrazo. Sus abrazos. Me desarmaban, me hacían soltar toda la tensión acumulada en el pecho y sentir que todo iba a salir bien. Ella no era como los demás que se limitaban a rozar la mejilla simulando un beso sino que te ofrecía su mejor sonrisa, ésa capaz de cambiar el mundo y, espontáneamente te regalaba aquel abrazo. Quizá era solo cuestión de segundos, pero para mí duraba una eternidad. Me perdía en el olor característico de su pelo, en esa esencia personal que no sabría describir con palabras. Ella no era como los demás. 

Cuando estaba alrededor, no podía dejar de pensar que me transmitía aquella serenidad que nunca había tenido. Me orientaba hacia la dirección correcta si es que hay una y despejaba toda mi inseguridad y mis dudas. En ese preciso instante, sabía dónde quería estar. Nunca habría imaginado tenerla tan cerca y a la vez tan lejos. Nunca supe que acabaría esperando con ansia poder corresponder a esos abrazos y que, muchas veces, tendría que darlos a la pantalla de un ordenador que me transmitiría su imagen en diferido. Ya pocas veces la tuve en directo. Qué importante es el directo. Hay un momento de la vida en el que solo te escondes de él y quieres que todo ocurra a través de una pantalla protectora de por medio pero cuando creces lo suficiente, te das cuenta de lo necesario que es vivir cada momento en vivo y en directo. Te vuelves valiente y pierdes el miedo a mirar a los ojos y a que te miren mientras hablas sin perder palabras. No hay tiempo que perder. Puede que yo no fuera lo suficientemente valiente y por eso estoy aquí ahora escribiendo esto y preguntándome dónde estará. A veces lo sé y otras no. La comunicación se perdió entre la maraña de redes sociales. Qué paradoja. 


Y, es que cuando creces y te ves obligado a decir adiós a ciertas personas de las que no quieres despedirte, también te das cuenta de que tendrás que hacer lo posible por sostener a esa persona entre tus brazos y retenerla no solo en tu memoria, sino en tu vida. Porque no siempre nos lo van a poner fácil para que todo sea como siempre fue. Otra cosa más de crecer. El camino no suele ser paralelo al de todas las personas con las que lo comenzaste. De hecho, casi nunca lo es. Lo emocionante es arreglárselas para hacer que coincidan siendo divergentes. Ahí es cuando decides a quién quieres tener incluso después de crecer que es cuando todo se vuelve menos nítido. Pero ojo, no es cuestión de dejar que ocurra. Tienes que querer que ocurra. Dicen que nunca es tarde. Quizá por eso aún estoy intentando encontrarla. Quizá por eso, mientras escribo, mantengo la esperanza de que no se perdió. No hay tiempo que perder. Ella no es como los demás. 



jueves, 2 de enero de 2014

365 nuevas oportunidades

A nuestra espalda, 365 días llenos de experiencias que conforman nuestros recuerdos. Recuerdos tanto con personas que ya no están a nuestro lado como con otras que son unas recién llegadas y que, sin saberlo han marcado parte de nuestro camino. Todos nos han regalado un trocito suyo y se han quedado con algo nuestro que perdurará sea el año que sea. Brinda por aquellos que se fueron y da la bienvenida a los que están por llegar. Por vivir, un incontable número de emociones a las que aún no podemos poner nombre y muchos momentos que sin ser conscientes nos moldearán y definirán lo que seamos en un futuro. ¿Y el pasado? Pasado está. Guardado en un cajón de la memoria que es necesario cerrar para poder llenar más. Asi que, antes de empezar, lo mejor es recargar pilas y coger carrerilla para lo que está por venir, darse impulso para saltar alto y no echarse atrás ni aunque anuncien tormenta porque las previsiones a veces pueden fallar. Conquista el nuevo año con tu sonrisa como solo tú sabes y sé paciente. Las cosas que dan su fruto a la larga no son inmediatas. Espera y verás. Saldrá mejor si no tienes prisa. Y tampoco corras detrás del amor. Enamórate un poco más de tí mismo primero y puede que te des cuenta de que es él quién está detrás tuyo listo para atraparte. Y como no sabemos qué se esconde tras este año, lo mejor es saber recibirlo con ganas e ilusión. Bienvenido 2014.
                                                                                           G.Ferestradé

jueves, 28 de noviembre de 2013

Perder el miedo a perder

Toda la vida recordándome que debía ser ordenada y no perder nada, pero en el camino me olvidé de recordar cada día al despertar que las cosas no tienen porque estar siempre en el mismo sitio donde las dejaste la noche anterior. Quizás las cambiaste de sitio y no te acuerdas de donde mirar. Quizás nunca estuvieron allí aunque tú creías verlo ciegamente. O, quizás, simplemente ya no las necesitas de la misma forma y pasan desapercibidas. Me empecé a acostumbrar a dejar de buscar cuando no lo encontraba todo igual. Traté de no ponerlo todo en orden. Intenté quitar dramatismo al asunto de perder. Fue entonces cuando caí en la cuenta de que a veces, no es malo perder algunas cosas y encontrar otras nuevas. Otras que no sabías ni que existían y que te ayudan a perder el miedo a perder. Y así, nunca dejas de buscar porque nunca sabes lo que puedes encontrar. Así vives intensamente cada momento sabiendo que puede que eso que tienes hoy, mañana ya no esté

                                                                                                                                    G.Ferestradé

lunes, 4 de noviembre de 2013

Cuestiones de vida

Debería preguntarte por qué. Por qué te empeñas en alimentar un pasado que ya no va a crecer y te quedas expectante a las puertas de un futuro que sólo tú puedes construir. Con tus ganas, tu ilusión, tu sabiduría y tu juventud llena de locuras, ésas que desatan la pasión, que le dan una vuelta de tuerca a cualquier problema. Ésas que consiguen cambiar el mundo y llenarlo de posibilidades. No importa qué o quién intente frenarte, no te detengas, continúa la lucha. Puede que pretendan cortarte las alas, demostrarte que no eres importante, manipular tu autoestima para que te hagas pequeño y dejes de creer que en tus manos está parte del poder que intentan robarte. Pero puede que no lo consigan. Manten esa independencia en tu mente, esa libertad de pensamiento que hace de tí alguien que debe ser escuchado y respetado. Busca la inspiración, conviértete en alguien creativo capaz de dibujar una realidad exótica llena de diferentes y digna de ser vivida. Que las diferencias no sean un problema, sino un motivo para progresar uniendo piezas de diversos orígenes. Al fin y al cabo, todos somos producto de la unión de dos diferentes. Y todos somos únicos. Conserva esa originalidad que te caracteriza y no desaproveches tu potencial. Sé especial y no dejes de hacer sentir a alguien especial. Y más que robar sus derechos, róbales una sonrisa al reconocérselos y luchar por ellos. Mientras tanto, entre tanta mentira e incoherencia, disfruta y ríe. Tarde o temprano esto se acaba y habrá que haber gastado la energía en algo. Mejor que sea en algo divertido.
                                                                                                                                                                                                                            G.Ferestradé